Notice: Function add_theme_support( 'html5' ) was called incorrectly. You need to pass an array of types. Please see Debugging in WordPress for more information. (This message was added in version 3.6.1.) in /home/derechoschilecom-4028/public_html/prod/wp-includes/functions.php on line 5831
ELECTORAL - DERECHOS CHILE

Ideologi

Marco Ideológico del Régimen Militar

Esta sección examina la forma en que las Fuerzas Armadas chilenas justificaron el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 y el subsiguiente régimen militar que duró casi 17 años, caracterizado por su política de terrorismo de estado.

Justificación del golpe militar
Doctrina de Seguridad Nacional
Terrorismo del estado
La transformación de la estructura y funciones del Estado

 

Justificación del golpe militar

El golpe militar del 11 de septiembre ocurrió dentro del marco de la Doctrina de Seguridad Nacional, doctrina que constituye una visión castrense de la seguridad nacional y que fue la base de la imposición de regímenes militares en toda América Latina.

En un comienzo, para justificar su intervención, las Fuerzas Armadas declararon que estaban reinstaurando la paz en un país donde predominaba el caos político y económico. Asimismo, plantearon la existencia de un supuesto “Plan Zeta,” una operación marxista programada por miembros del gobierno chileno, incluyendo al presidente Salvador Allende, cuyo objetivo habría sido eliminar la cúpula de las instituciones castrenses.

Bandos Número Cinco y Seis

El mismo 11 de septiembre de 1973, la Junta militar, a través del Bando Número 5, explicó que el propósito del golpe de estado era “restablecer la normalidad económica y social del país, la paz, la tranquilidad y seguridad perdidas”.

Efectivamente, según las interpretaciones posteriores, los enormes cambios sociales que tuvieron lugar incluso antes del gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973) dieron lugar a una profunda crisis política en el país, y a una marcada polarización de los sectores que representaban opuestos intereses económicos.

Según los autores del libro “Por la fuerza sin la razón: Análisis y textos de los bandos de la dictadura militar”:

“Es cierto que el país enfrentaba una crisis política de envergadura caracterizada por la descomposición del capitalismo sin su reemplazo por un modelo coherente y eficiente, la fragmentación del aparato de Estado y la polarización política… El gobierno (de la Unidad Popular) no contaba con la mayoría política para realizar su programa y la minoría de derecha opositora defendía por todos los medios sus privilegios buscando derrocar al gobierno legítimo…”

El texto continúa: “Sin embargo, la salida extra institucional no era inevitable y si lo hubiera sido, debía haber sido precisamente para mantener la legitimidad de las instituciones y autoridades democráticas”.

Asimismo, el Bando Número 6, detalló que: “las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros, reitera al pueblo de Chile… su decisión inquebrantada de luchar hasta las últimas consecuencias para derrocar al Gobierno marxista”.

Este bando también declaró que: “(…) la lucha no es contra el pueblo de Chile, sino que en defensa de ese pueblo que ama la libertad y en defensa de la mayoría absoluta que repudia el marxismo…”,

y describió esta “lucha” como:

“un movimiento militar de liberación nacional, contra el hambre, la pobreza, la miseria, el sectarismo y los mercenarios del marxismo que estaban asesinando a nuestro pueblo”.

El “Plan Z”

Pocos días después del golpe militar, la nueva Junta militar anunció el descubrimiento del “Plan Zeta”, “un autogolpe marxista”, que pretendía asesinar a los altos mandos de las Fuerzas Armadas. Según la Junta militar, los involucrados en el Plan Z habrían estado importando armas desde la Unión Soviética y Cuba, con el fin de utilizarlas para eliminar a militares. De hecho, el “Plan Z” fue utilizado como el fundamento legal para un gran número de los Consejos de Guerra dirigidos por los militares en contra civiles miembros de partidos políticos de izquierda o simpatizantes de este sector político, realizados a comienzos de la dictadura.

Al respecto, Orlando Letelier, ex Ministro de Relaciones Exteriores y Ministro de Defensa del gobierno de la Unidad Popular al momento del golpe militar – quien fuera asesinado en 1976 por la DINA en Washington – expresó lo siguiente:

“Para justificar o intentar legitimizar la masacre y la traición, se inventó primero el Plan Zeta. Según declaraciones oficiales de la Junta, consistía en el asesinato masivo de oficiales de las Fuerzas Armadas el día que en Santiago se esperaba llevar a cabo la revista Militar preparatoria de 1973, que antecede a la llamada Parada Militar, que se efectúa en Chile el 19 de septiembre.

(…)

Read more →
LIMPIEZA ELECTORAL DEL PLEBISCITO ?

LIMPIEZA ELECTORAL DEL PLEBISCITO ?

En vísperas del plebiscito de 1980, el general (R) Gustavo Leigh -ex comandante en jefe de la FACH y miembro de la Junta de Gobierno hasta 1978- declaró que no confiaba en la limpieza del procedimiento electoral. Se le preguntó si al menos el gobierno conocería los resultados reales:

´No creo qué los sepa jamás. Como tampoco los supimos el 4 de enero de 1978 (Consulta). Nunca supimos las cifras reales. øY cómo lo va a saber si tanta gente mete mano en el escrutinio? Los alcaldes, los gobernadores, los intendentes. El 4 de enero hubo gente que delante de mí se vanaglorió de haber llenado todos sus registros a base de votos que no existíanª.

VOTAR A CIEGAS

Una clara muestra de la actitud de la Derecha tradicional respecto del régimen militar la dio la ex presidenta del Partido Nacional, Carmen Sáenz de Phillips, al hacer la siguiente confesión a la periodista Raquel Correa en 1984.

Pregunta: -Cuando existe una crisis económica en el país y la situación comienza a ponerse difícil para el Gobierno militar, øle parece leal desembarcarse?

Respuesta: -Yo no me he embarcado nunca, porque nunca he estado arriba del bote.

Pregunta: -Se ha dicho que la Derecha es responsable del gobierno por acción u omisión…

Respuesta: -Podría ser por omisión. Ha habido indolencia. Sí. Por ejemplo, cuando se plebiscitó la nueva Constitución. Le confieso que voté que si, trabajé para que otros votaran que sí, pero -me da vergüenza decirlo- yo ni siquiera había leído el articulado transitorio. Y ahora considero que el articulado transitorio da al Gobierno un marco jurídico antidemocrático…

LAS IRREGULARIDADES EN EL NUMERO DE ELECTORES EN EL PLEBISCITO DE 1980

La cifra de los electores en el plebiscito en que se aprobó la Constitución de 1980 provocó, desde su conocimiento, enormes sospechas por su elevado número: 6.271.868 que contrastaba con el de 3.661.898 electores que participaron en la última elección del período democrático, en marzo de 1973, los que representaban el 68, 1% de los electores posibles.

En abril de 1982, se realizó un censo de población que permitió despejar definitivamente las dudas y confirmar las sospechas. Se estableció así que los mayores de 18 años, al 11 de septiembre de 1980, eran 6.668.240 personas, lo que significa que para aprobar la Constitución habría votado el 93,8% de los electores habilitados, cifra ajena a toda tendencia histórica electoral del país.

Pero todavía más grave ha sido el hecho demostrado en un estudio elaborado por especialistas del Partido por la Democracia, de que en muchos lugares los electores excedieron al 100% de la población de mayores de 18 años como se puede apreciar en el cuadro siguiente.

FRAUDE EN SEPTIEMBRE DE 1980 Y CENSO DE ABRIL DE 1982(3)
Provincias

Votantes

Mayores 18 años

% Votantes

11.09.80

11.09.80

mayores 18 años

1

2

Tocopilla

23.188

22.167

104,6

Chañaral

23.985

21.649

110,8

Huasco

33.635

32.970

102

Choapa

37.853

37.463

101

Valparaíso

437.293

437.060

100,1

San Antonio

56.230

54.195

103,8

Linares y Cauquenes

158.772

152.344

104,2

Malleco

102.692

102.431

100,3

Totales
(9 provincias)

873.648

860.279

101,6

Total país
(51 provincias)

6.271.868

6.688.240

93,8

(1) ´El Mercurioª, 13 de septiembre de 1980, páginas e- 10, e- 11, e- 12 y e- 13. l .9
(2) Proyección al 11.09. 1980 del Censo Nacional de abril de 1982. (INE-Celadc), Chile: Proyecciones de Población por sexo y edad – Provincias 1980-2000, fascículo F/CHI, 4/abril 1988).
(3) El 11.09.80 apareció votando el 93,8 por ciento de los mayores de 18 años estimados por el Censo de 1982. (6 ´ 688.240 mayores de 18 años, según INE-Celade, y 6.271.868 votantes el 11..09.80, cifra final oficial dada por ´El Mercurioª, 16 de octubre de 1980, página e- 1).

Cabe hacer notar que en un período de tanta participación política como marzo de 1973, sólo votaron 3.-661.898 electores de 5.376.000 electores posibles (mayores de 18 años a enero de 1973), o sea, el 68,12 por ciento de los habilitados.

Se eligió la comparación POR PROVINCIA para invalidar el argumento que explica esta ´aberración demográficaª diciendo que a falta de registros electorales ´la gente podría haber votado en la comuna del ladoª. Naturalmente es imposible que una cifra significativa de electores vote en ´la

Read more →
El Martillo y la Hoz Timbrados En La Frente De Nuestros Hijos

El Martillo y la Hoz Timbrados En La Frente De Nuestros Hijos

Extracto del libro: Killing Hope. U.S. Military and CIA Interventions Since World War II. por William Blum, editado por Common Courage Pr., 1995.

Cuando Salvador Allende – un marxista comprometido – perdió por sólo tres puntos las elecciones presidenciales chilenas en 1958, los Estados Unidos decidió que el resultado de las próximas elecciones, a realizarse en 1964, no podía dejarse en manos del azar ni de la democracia.

Washington lo tomó con mucha seriedad. Por ello, a comienzos de la administración de Kennedy, en 1961, se creó un comité electoral, compuesto de altos oficiales del Departamento de Estado, la CIA y la Casa Blanca. En Santiago en tanto, se formo un comité paralelo compuesto por miembros de la embajada de EE.UU. y de la CIA.

“La intervención norteamericana en Chile en 1964 era descarada y casi obscena,” señaló un oficial de inteligencia que trabajaba en un área estratégica en aquel momento. “Mandábamos gente a todos lados, principalmente del Departamento de Estado, pero también de la CIA, con todo tipo de pretextos”. En total, unos cien oficiales norteamericanos participaron en la operación.

Se comenzaron a crear las condiciones para las próximas elecciones, y como señaló un comité de investigaciones del Senado: “se establecieron relaciones operativas con los más importantes partidos políticos y se creó propaganda y mecanismos organizacionales con capacidad de influir sobre importantes sectores de la población”. Se iniciaron proyectos “para capacitar y organizar a grupos ‘anti-comunistas’ entre los campesinos, en las poblaciones, entre los sindicatos, estudiantes, los medios de comunicación, etc.

Después de apoyar económicamente a varios partidos que no pertenecían a la izquierda, el equipo electoral eventualmente optó por el centrista Eduardo Frei, el candidato de la Democracia Cristiana, y la opción mas factible para impedir que Allende llegara al poder. La CIA pagó más de la mitad de los costos de la campaña de la DC. Esto es US$20 millones; cantidad que representaba más dinero por votante que la utilizada en las campañas conjuntas de Johnson y Goldwater realizadas el mismo año en los Estados Unidos. La mayor parte de los costos fueron destinados a la propaganda.

*****

La operación fue más exitosa de lo que se esperaba. Frei ganó un 56 por ciento de los votos en comparación con el 39 por ciento obtenido por Allende. Según la CIA, en su informe al Senado, “fue la más exitosa campaña anti-comunista que jamás se haya emprendido”. La táctica era antes que nada dirigirse a la población femenina. De hecho, Allende ganó 67,000 votos masculinos más que Frei – en Chile. hombres y mujeres votan por separados – mientras que entre la población femenina Frei ganó por 469,000 votos. Este hecho pone en evidencia, una vez más, lo fácil que es manipular la mente de miles de personas, cualquiera que sea la sociedad.

¿Qué representaba Salvador Allende para provocar tal fiebre de actividad? Qué amenaza presentaba este hombre para que una de las naciones más poderosas del mundo lo atacara usando todos sus recursos técnicos y económicos? Según el Senado, el programa político de Allende tenía como objetivo: ” redistribuir el ingreso (en un país donde el dos por ciento de la población recibía 46 por ciento del ingreso) y reformar la economía chilena, empezando por la nacionalización de las más importantes industrias, sobre todo en el rubro del cobre; una amplia reforma agraria; y mejores relaciones con los países socialistas y comunistas”.

La administración norteamericana supo que con un hombre comprometido con esos objetivos, sólo podía esperar que dirigiera su país por un sendero independiente de las prioridades de la política exterior de los Estados Unidos y sus multinacionales. (Sin embargo, durante su administración, Allende demostró que su política también era independiente de la de otras naciones).

*****

“No veo por qué tenemos que quedarnos acá y ver cómo un país se torna comunista por culpa de la irresponsabilidad de su propio pueblo”.

Así habló Henry Kissinger, principal asesor del Presidente de los Estados Unidos respecto de la seguridad nacional. Era el 27 de junio de 1970. El lugar, una reunión del Comité 40 del Consejo Nacional de Seguridad, y la gente a la cual Kissinger acusaba de irresponsabilidad inminente eran los chilenos que él temía …

Read more →